Funerales: Guia General

 “Señor, para tus fieles, la vida ha cambiado, no terminado. Cuando nuestra morada terrenal yace en la muerte, ganamos una morada eternal en el cielo.”

(Ritual de Exequias Cristianas)

 

Guía General de Funerales para la Parroquia de San Justino Mártir

Nosotros, la comunidad Parroquial de San Justino Mártir, deseamos atender a las familias y seres queridos de las personas que han muerto, al igual que orar por el eterno descanso del alma del fallecido. Es nuestra esperanza que esta Guía General de Funerales nos ayudara a asistir a cualquiera que está preparando un funeral católico o Misa en Memoria aquí en San Justino Mártir.

Luego del fallecimiento de un ser querido, la familia contacta o trabaja junto la funeraria de su elección.  La funeraria contacta a la Coordinadora Parroquial lo más pronto posible para comenzar la planificación oportuna y necesaria para las exequias. Misas de Funerales pueden ser celebradas en cualquier día de la semana, excepto en domingo, los primeros viernes del mes, Días Santos de Obligación, Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado de Gloria. La Coordinadora Parroquial, trabajara junto con la funeraria, sobre la disponibilidad de un sacerdote, y la disponibilidad de la iglesia, organizaran el día, la hora y el tipo de servicio. Este es el primer paso de la planificación.

Como católicos, celebramos las exequias para ofrecer adoración, alabanza y acción de gracias por el regalo de la vida que ahora a regresado a Dios, el autor de la vida y la esperanza de los justos. La Iglesia identifica tres ritos principales de celebración, con la flexibilidad de escoger el rito y o los ritos que mejor le sirva a usted y a su familia.

 

Ritual de Exequias

El Servicio de la Vigilia (Velorio):

El Velorio usualmente se hace en la vigilia de la misa funeral y se puede hacer en la casa de la familia (aunque no es algo muy común), en la funeraria o en la parroquia de la iglesia. Este servicio generalmente incluye lecturas de las Escrituras, oraciones, y consolación para los miembros de la familia en luto. El Rosario, o una porción de el, se puede rezar pues nos ayuda a reflexionar sobre el Misterio Pascual y nos lleva a un sentido más grande de esperanza en el tiempo de luto. Un sacerdote, diácono, ministro del apoyo en el luto o un miembro de la familia puede conducir este rito. El servicio del velorio provee el lugar apropiado y preferido para que la familia y amigos ofrezcan elogios, al igual que otras rememoraciones y tradiciones familiares. Si esta el cuerpo presente para visitarlo, usualmente esto se hace antes o después del servicio.

 

La Liturgia Funeral (la Misa):

La misa funeral es la celebración central de la liturgia, que se hace en la parroquia de la iglesia, con el sacerdote como el celebrante. La liturgia Funeral incluye la recepción del cuerpo, la Liturgia de la Palabra, la Liturgia de la Eucaristía y la Última Recomendación y Despedida. Como una expresión de nuestra fe en Jesucristo nosotros activamente participamos en la misa funeral. Miembros de la familia pueden cubrir el ataúd con el palio, leer las Escrituras, leer las Oraciones de los Fieles, y presentar los dones durante el Ofertorio. Este rito puede ser celebrado con la presencia del cuerpo, cenizas, o como una misa en Memoria sin el cuerpo. Otras opciones también se pueden organizar, como la Liturgia Funeral fuera de la Misa. Un sacerdote, diácono o ministro del apoyo en el luto puede conducir este rito.

 

El Rito de Sepelio:

El Rito de Sepelio es el último Ritual de Exequias. “Al depositar el cuerpo en su lugar de sepultura, la comunidad manifiesta la esperanza de que el que ha muerto aguarda la gloria de la resurrección junto a todos aquellos que le han precedido marcados con el signo de la fe. El rito de sepelio es una expresión de la comunión que existe entre la Iglesia peregrina en la tierra y la Iglesia de los cielos: con las oraciones de despedida de la comunidad creyente, el difunto es escogido en la compañía de aquellos que ya no necesitan más de la fe porque ven a Dios cara a cara”. – Ritual de Exequias Cristianas

El Rito de Sepelio puede ser celebrado junto a la sepultura, tumba o crematorio o en el mar. Un sacerdote, diácono, o ministro del apoyo en el luto puede dirigir este rito.

 

Elementos Simbólicos

 

Cirio Pascual:

El cirio pascual es encendido en la Vigilia Pascual, y esta prendido cerca del ataúd o la urna durante la Misa Funeral. El cirio representa la Luz de Cristo Resucitado, que ha vencido la obscuridad y la muerte por Su resurrección.

 

Agua Bendita:

La agua bendita nos recuerda las aguas salvadoras del bautismo. En la recepción del cuerpo, el sacerdote hecha agua bendita sobre el ataúd o la urna. También se usa para recordar el bautismo del difunto y su iniciación a la comunidad de fe. En el rito de la Última Despedida, también se significa la despedida.

 

Incensó:

Bendecir el ataúd o la urna con incensó durante la liturgia del funeral es una señal de honor al difunto, que por medio del bautismo se convirtió en el templo del Espíritu Santo.  El humo que sube del incensó es un símbolo de nuestras oraciones y la señal de despedida de nuestro ser querido subiendo a Dios.

 

Palio de Funeral:

El Palio para el ataúd (un mantel blanco) nos recuerda nuestras vestiduras en nuestro bautismo, es así que simboliza nuestra vida en Cristo y que todos somos iguales a los ojos de Dios. En la recepción del cuerpo, el palio se pone sobre el ataúd después de la bendición con el agua bendita. Los miembros de la familia son alentados a participar en poner el palio, al igual que poner el crucifijo familiar, rosario o biblia sobre el palio.

 

Osario:

Mientras que el palio no es usado en la liturgia Funeral con las cenizas presentes, el osario se puede usar para contener la urna. Es un cobre hecho a mano, que ofrece el receptáculo ideal para la urna y se coloca en un lugar de honor cerca del altar. Así como el palio tiene un uso pragmático, el osario evita hacer distinciones entre urnas y recipientes, y asegura que se les den un derecho digno a los ricos y los pobres durante la liturgia de Funeral.

 

Algunas Practicidades

 

Cremación:

La Iglesia prefiere que la incineración ocurra después de la Liturgia Funeral con el cuerpo presente. La presencia del cuerpo nos hace traer a la mente con más claridad la vida y la muerte de la persona y expresa mejor los valores que la Iglesia afirma en los rituales. Sin embargo, si esto no es posible, todos los rituales usuales que son celebrados con el cuerpo presente también pueden ser celebrados en la presencia de las cenizas. Durante los rituales, las cenizas son tratadas con la misma dignidad y respecto que con el cuerpo. Las cenizas son selladas en un recipiente digno, y puede ser llevado durante la procesión y/o puesto en una mesa o en el osario cerca del altar. Una práctica católica es que las cenizas sean sepultadas en su totalidad en un cementerio católico. Si el sepulcro se va a ser en el mar, por favor de verificar con la funeraria sobre las regulaciones civiles.

 

Planificación de los Servicios Funerales: (usando de referencia: De la Muerte a la Vida, por Joseph M. Champlain)

Cuando es posible y se desea, la familia y amigos deben participar activamente en la planificación de los rituales de exequias. Nuestros sacerdotes parroquiales se ponen en contacto con la familia directamente y los ayudan a escoger las lecturas de las Escrituras, los lectores, las oraciones de los fieles, las personas que llevaran el palio, las que presentaran las ofrendas, y la música apropiada con la vida del difunto en mente, para alentarlos y consolarlos en su luto.

 

Música de Funeral:

La música es una parte importante del ritual, y alentamos a las familias de hacer uso de esta tradición rica de la Iglesia y los recursos musicales de la parroquia. La Directora de la Música y los Ministros de la Música de la Iglesia de San Justino Mártir pueden tocar el piano de cola y el órgano y cantar en los funerales. También pueden ayudar a las familias en seleccionar los himnos apropiados para el funeral. Músicos de afuera no se les es permitido usar el piano o el órgano de la iglesia.

 

Flores:

Permitimos flores como parte de la celebración del funeral. Serán expuestas en el vestíbulo. Una o dos arreglos florales pueden ser traídos en el área del santuario y puestos a los lados del altar. El florar para el ataúd es quitado antes de la liturgia funeral para poder poner el palio y se devuelve al final de la liturgia funeral.

 

Elogios:

El tiempo apropiado para los elogios son el servicio de la vigilia (en el velorio). Si esto no se hace y la familia desea hacer un elogio en el funeral o misa memorial, las siguientes reglas deben de ser observadas:

·         El tiempo apropiado para un elogio en la Misa de Funeral será a la discreción del sacerdote celebrante.

·         Nuestras costumbres parroquiales permiten una o en ciertos casos dos elogios.

·         Los elogios deben de ser cortos, 3-4 minutos cada uno, sin excederse un total de diez minutos.

·         Otras oportunidades para oradores son en el cementerio o en una reunión después del servicio en el lugar de la sepultura.

 

Recepciones Parroquial:

Los parroquianos o miembros de la parroquia pueden pedir el uso del Centro Parroquial para una recepción después de la misa funeral, sujeto a disponibilidad, donde la familia y amigos se pueden reunir para tomar un refrigerio y recordar.

 

Sacerdotes de otras Parroquias:

Si invitan a un sacerdote de otra parroquia para celebrar a cualquiera de las exequias, son muy bienvenidos pero deben de ser aprobados por el párroco. El sacerdote visitante tiene que presentar antes del funeral una carta de “Buen Estado” de su Obispo para poder obtener la aprobación del párroco.

 

Costos y Donaciones del Funeral:

No hay costos sobre funerales en la Parroquia de San Justino Mártir. Es costumbre de dar una donación a la parroquia. La donación sugerida es de $200.00. Los honorarios para los Cantores, Organistas/Panistas y/o músicos son de $200.00. Las donaciones sugeridas para los monaguillos es de $10/$15 en efectivo. No hay costos o donaciones sugeridas por el servicio de los sacerdotes o diáconos. Eso es considerado un regalo para el sacerdote o diacono y debe de ser dado directamente a ellos.

 

Un Pensamiento Final en Funerales Católicos:

Como miembros del cuerpo de Cristo, cuando uno sufre, todos sufrimos.Por eso, somos llamados como una comunidad para cuidar de los agonizantes, para consolar a los que se encuentran en luto, y para participar en los rituales de exequias. La celebración del funeral Cristiano brinda esperanza y consolación a los vivos. Preparación en oración y planificación de las exequias ayudaran a usted y sus seres queridos poder exitosamente y con gracia tratar con el ultimo rito de paso de la muerte a la vida eterna.